La Furia de Drácula

Publicado: 4 noviembre 2010 de Birrocracia en Reseñas
Etiquetas:

La Furia de Drácula es un juego para hasta cinco jugadores, cuatro de los cuales encarnarán a los personajes Willhelmina Harker, Van Helsing, el Doctor Seward y Arthur Solholm; el quinto jugador encarna a Drácula, tratando de darse a la fuga. Así los jugadores han de colaborar entre ellos para dar caza a Drácula y matarlo antes de seis turnos, y Drácula tratará de bailarles el agua este tiempo o acumular puntos.

Resumiendo, si Drácula muere, los jugadores ganan. Si el tiempo se les agota, Drácula gana. Y si Drácula acumula puntos suficientes, gana. Como te explico más adelante, el vampiro gana puntos por morder a los jugadores o madurar encuentros.

La Furia de Drácula se basa en una premisa que lo hace muy divertido e interesante de probar; Drácula se mueve mediante cartas, con movimiento oculto. Mientras que los jugadores colocan las miniaturas de sus respectivos personajes en el tablero de juego (un precioso mapa de Europa), la miniatura del conde solo se coloca si los jugadores descubren en que localización esta este.

Cada turno, el nosferatu elige la carta de la ciudad a la que se dirige, y la coloca en una zona específica del tablero. Y así, va colocando hasta siete cartas. Cuando los jugadores pasan por una localización por la que Drácula ha pasado, esta carta se revela. Entonces empiezan las cábalas: “Si ha estado en Munich hace dos turnos, puede estar aquí, o aquí, o aquí…”. Dado que es posible viajar por mar y por tierra, las cartas de localización de tierra tienen una trasera, y las de mar otra, lo que permite a los jugadores hacer más cábalas. Por suerte Drácula solo puede viajar por tierra o por mar, mientras que los jugadores también pueden hacer en ferrocarril, que puede ser más rápido (hay que tirar una dado, y la pifia es perder turno…).

Por eso, inicialmente, el conde se mueve de forma oculta, y los jugadores se dedican a buscarlo dando palos de ciego. Eso hace disfrutar al jugador que encarna a Drácula. Los jugadores, aprovechan este tiempo para equiparse con cartas de objeto y evento en las distintas ciudades que visitan. Pero no es oro todo lo que reluce: aunque solo los jugadores pueden robar cartas de evento, algunas son para ellos, y otras para el vampiro. Se roban desde el fondo del mazo, para no ver su trasera, y si la carta es para Drácula, hay que dársela a él. ¡Vaya faena!

Los jugadores no se pueden dormir en los laureles en esta parte, porque Drácula va dejando sorpresitas a modo de encuentros en cada ciudad por la que ha pasado. El jugador que descubre así el rastro de Drácula tiene que enfrentarse a los encuentros que este a preparado en esa ciudad. ¡Pero ojo! algunos de estos encuentros pueden madurarse: una vez la ruta de movimiento de 7 cartas del conde esta llena, cada turno, este retira la carta más antigua y su evento y coloca una carta nueva (la de su localización actual) y su encuentro correspondiente. Si los jugadores no han descubierto esa localización, el encuentro se descarta, o si así lo permiten las reglas, se madura. Por poner un ejemplo, madurar unas Novias Vampiras le dan dos puntos a Dracula. Y este gana si hace 6 puntos, así que hay que neutralizar sus encuentros.

Los turnos de juego están divididos en fases, según si esta amaneciendo, es de día, esta anocheciendo o es de noche. Evidentemente el vampiro es mucho más poderoso de noche que de día (Drácula tiene una serie de poderes, pero solo puede usarlos todos si es de noche) y eso le da otro de sus contrapuntos al juego. Cuando los jugadores descubren la ruta de Drácula, se instaura la clásica situación de presa y cazador, pero las tornas pueden girar rápidamente. Si es de día el nosferatu huye y los jugadores lo persiguen con crucifijos y estacas. Si es de noche, Drácula ataca y los jugadores pueden o huir o probar sus balas consagradas y su suerte. Pero ¡cuidado! Drácula recibe otros dos puntos si muerde a un jugador y quien es mordido por segunda vez, muere.

La Furia de Drácula es un juego que me encanta. Una partida se puede jugar perfectamente en dos horas, aunque algunas duren hora y media y otras casi tres (depende de los frescas que lleves las reglas). Hay que deducir, perseguir y dosificar, ahora cazando y ahora corriendo para encontrar a Drácula. A menudo él se escapa del primer encontronazo y otra vez hay que empezar a buscar, con el tiempo pisándote los talones. Si llevas a Drácula, todos van a por ti. Al principio juegas a marearles y prepararles encuentros. Si te descubren huyes o atacas en función de cuantos son y de si es de día o de noche. Y todo esto hace que las partidas sean de lo más variadas.

El no saber donde esta el enemigo y la sensación de prisa que produce el paso de los seis turnos que dura la partida hace que el juego resulte muy interesante y en ocasiones, muy tenso y emocionante.

El tablero es precioso, los componentes y las miniaturas están muy bien y no es un juego demasiado caro, pues lo puedes conseguir por unos 41 euros.

Pero tiene una enorme pega. El reglamento es el libreto peor redactado que he visto nunca. La primera lectura resulta un infierno y cualquier consulta a este se hace tediosísima y ralentiza el juego. Así que si vas a probarlo, hazlo con alguien que conozca el juego y te enseñe.

El contenido del juego en imágenes:

Una vistazo a lo que viene en la caja. Imagen tomada de BGG.


El tablero de ayuda para Drácula, una versión miniatura del mapa de juego. Imagen tomada de BGG.

 

Una partida de Drácula en plena ejecución.

Links de interes:

La Furia de Drácula en la Bgg

La Furia de Drácula en la web de Devir

Reglamento

Otras reseñas de La Furia de Drácula (1) (2) (3) (4)

Ficha técnica:

El juego es una reedición de un clásico que Gamaes Workshop publicó en 1989, rediseñado y reeditado por Fantasy Flygt Games e 2006 y publicado en nuestro país por Devir.

Esta diseñado por Stephen Hand y Kevin Willson e ilustrado por los artistas Ed Brourelle, Anders Finer, Andrew Navaro y Scott Nicely.

De 2 a 5 jugadores a partir de 10 años y para partidas de 2 a 3 horas.

Anuncios
comentarios
  1. crimsonnight dice:

    ¡Aaaah, cuando estás a punto de matar a Drácula con una buena combinación cartas/dado y se te escapa en el último momento!

    La verdad es que es lo que esperaba del juego: recomendabilísimo para todo amante de las historias de vampiros victorianos. Aunque hacen falta una o dos partidas para hacerse con las reglas y jugar con fluidez.

    Enhorabuena por el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s