Architekton

Publicado: 16 diciembre 2009 de Birrocracia en Reseñas
Etiquetas:

Architekton es un juego de losetas para dos jugadores, en el que estos encarnan a sendos arquitectos griegos en una carrera por construir el mayor número de edificios en un entorno paisajístico adecuado.

El juego se compone de dos tipos de losetas, unas que representan paisajes (campo, bosque, mar o arenales) y otras que representan paisaje edificado, con el dibujo de un edificio. Además incluye unos marcadores de puntos y unos peones de madera con forma de casa de dos colores distintos, uno para cada jugador.

Cada jugador coge todos los peones de un color, las losetas se colocan boca abajo en dos montones (uno de paisajes y otro de paisajes edificados) y seis de ellas (tres de cada tipo) se colocan boca arriba y constituyen la reserva de la que los jugadores van robando losetas. Al inicio de cada turno esta reserva se rellena de losetas, de modo que siempre halla boca arriba tres losetas de cada tipo. Las fichas de punto se colocan en un monto aparte y cada jugador roba una. Dos losetas al azar conforman la zona de juego inicial. El juego puede empezar.


El jugador en juego roba dos losetas y las juega. Como de costumbre, estas han de colocarse de forma coherente, teniendo que ser dos losetas adyacentes siempre del mismo tipo de paisaje, pero el gasto de una ficha de punto permite colocar una loseta con uno de sus lados de forma incoherente (dos puntos para dos lados y tres puntos para tres lados incoherentes).

Cada vez que un jugador logre colocar una loseta edificada rodeada en sus cuatro lados por otras losetas, gana un marcador de punto, que podrá emplear para colocar losetas de forma incoherente.

Cada vez que se juega una loseta de terreno edificado, se le coloca un peón. Estos deben estar colocados en línea recta, de forma diagonal unos respecto de otros y al final del juego solo puntuarán aquellos peones del jugador que estén adyacentes, en diagonal unos de otros y en losetas rodeadas como mínimo por dos losetas de paisaje.

Ganará la partida el jugador que siguiendo estas reglas logre colocar el mayor número de peones en línea.

Las partidas son relativamente rápidas. Como de costumbre al principio son muy rápidas, pero según se gana experiencia en él, el juego exige pensarse cada jugada para no ceder terreno al otro jugador. Lo normal es que las partidas estén reñidas.

Es sencillo de entender y sencillo de explicar y  jugar y por su reducido coste y rejugabilidad es una buenísima opción para jugones que tengan más oportunidades de jugar juegos para dos jugadores que para más.

Los puntos que permiten colocar losetas de forma “incorrecta” y el que las losetas se roben de una reserva visible de 6 hacen que el juego sea más estratégico que al azar. El hecho de que solo puntúen las casas colocadas en diagonal y adyacentes a otras casas y rodeadas de un mínimo de dos losetas de paisaje hace que halla que pensarse donde poner cada loseta. Es un juego táctico y entretenido, bueno para los que les guste pensarse cada movimiento.

El juego esta editado por la empresa Queen Games, diseñado por Michael Schacht y cuesta entre 10 y 15€.

Anuncios
comentarios
  1. […] de mala manera, relegándolo al limbo de los juegos mediocres… pero yo prefiero antes un Architekton que un Battle Line o un Exploradores, por poner dos ejemplos de juegos para dos jugadores sencillos […]

  2. farko dice:

    Lo siento, pero no estoy de acuerdo con usted. Tenemos dentro de nuestra colección ese juego, e incluso la persona que me lo regaló coincide conmigo en que tiene algunos fallos que no son fáciles de salvar. Por ejemplo, y de verdad no intento ser hiriente, las reglas se prestan a la confusión, y tuvimos que releerlas más de una vez, porque no entendíamos como era posible que los puntos (son unos 8 cartones) se acabasen tan pronto. La idea básica del juego parece correcta, porque se piensa en una manera agresiva de jugabilidad, pero al poco, ves que la cooperación no sólo te ayuda a ganar más puntos, sino que te evita esos odiadios puntos negativos, que te pueden hacer perder la partida. Para este tipo de juegos, me gusta mucho más Carcassonne que al fin y al cabo es la misma estrategia de juego, relativamente. Es cierto que las partidas son rápidas, y obligan al final a pensar mucho las técnicas, excepto de que siempre hay una o dos fichas que nadie quiere, porque no encajan como quieres, y no paras de esperar que salga una para que encajen perfectamente, para asegurarte los cuatro lados, o para continuar tu diagonal. Puedes intentar reventar al otro jugador, rompiéndole la diagonal, pero casi siempre te obliga a arriesgarte a sufir una penalización por puntos, mientras que si cada uno intenta montar sus puntos, e intentar en lo más posible construir tu diagonal, y a la vez interrumpir, una de las opciones te saldrá mal, y te costará puntos.

    Perdón por ser tan agresivo, pero fue el segundo juego que nos dejó mal sabor de boca al jugarlo.
    Aún así buen análisis técnico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s